miércoles, 2 de febrero de 2011

Algas en mi fachada


Es habitual hablar sobre los beneficios de instalar techos o murales verdes en las casas y edificios de la ciudad. Sin embargo, una insólita propuesta presentada por especialistas británicos permite pensar que incluir algas en las construcciones también puede resultar una excelente opción.

Desde hace un tiempo estos organismos son utilizados para generar biocombustibles, con el beneficio de poder plantarlos en cualquier lugar sin demandar de tierras que podrían ser utilizadas para la producción de alimentos. Teniendo en cuenta esto, una increíble propuesta plantea la posibilidad de incluir algas en la fachada de los edificios.
La idea, pensada desde la Institución de Ingenieros Mecánicos del Reino Unido, se generó a partir de la necesidad de reducir la emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. El mecanismo se lograría incorporando tubos integrados a los edificios, en donde crecerían las algas. Esto sería posible gracias a que una de sus particularidades es alimentarse de gases de efecto invernadero, logrando que muchas toneladas sean capturadas antes de causar el calentamiento global.
Además, posteriormente las algas posibilitarían generar biocombustibles de manera limpia y poco perjudicial para el medio ambiente. Recordemos que para sustituir a los combustibles fósiles, muchas de las formas de producción alternativa utilizan la soja, el colza o el girasol, siendo su impacto menos perjudicial para el planeta pero con el saldo negativo de necesitar tierras productivas para su cultivo. Las algas, en cambio, pueden ser cultivadas en cualquier espacio, además de absorber gases contaminantes.
Por más llamativo que parezca, la necesidad de una producción más sustentable está llevando a grandes cambios en las ciudades.