martes, 8 de febrero de 2011

Calefacción urbana

Seguramente recuerdes la calefacción central en tu antigua casa o en la de algún familiar. A cierta hora encienden la caldera central y todo el edificio se va calentando apartamento por apartamento. Pues lo mismo se hace en Helsinki (Finlandia), sólo que es a escala de toda la ciudad. Se llama District Heating y es por definición “un sistema de distribución de calor generado en una ubicación centralizada para la demanda de calefacción residencial y/o comercial”. Además, este sistema se está desarrollando esta ciudad desde hace décadas. Así, en lugar de la caldera central de un edificio, en Helsinki encontrarásplantas de cogeneración, donde el calor y la electricidad se generan simultáneamente, aprovechando hasta niveles del 90% la energía invertida para calentar la ciudad.

Con la instalación de esta tipología de calefacción urbana, se obtiene una mayor facilidad de mantenimiento y se reduce el daño al medio ambiente. La concentración de la generación de calor en plantas de energía contribuye a reducir las emisiones y, localmente, a una mejora sustancial en la calidad del aire urbano. La calefacción urbana se adapta a la calefacción de edificios de todo tipo y tamaño, y tanto los antiguos como los nuevos edificios pueden ser conectados a este sistema
Más del 90% de los edificios en Helsinki se calientan a través del District Heating. Con ello, la capital finlandesa se sitúa a la vanguardia de Europa.
La producción de calefacción urbana en las plantas de cogeneración es eficiente y económica. En comparación con la producción separada de calor y electricidad, el ahorro de combustible asciende a más del 30%. La cogeneración es también beneficiosa para el medio ambiente. Gracias al District Heating, las chimeneas de los edificios individuales prácticamente han desaparecido de la ciudad y la calidad del aire en Helsinki ha mejorado considerablemente. Las emisiones de CO2 de la producción de energía son un 35% menores con los sistemas de cogeneración respecto a las centrales convencionales.