viernes, 3 de diciembre de 2010

No hay materiales malos...

   ... sino mal uso de los materiales.
   Con esta frase empezaba Bruno Stagno sus 3 días de clase en la Rábida, Huelva, en el Master : Energias Renovables. Ciudad sostenible. 2010.
   Arquitecto chileno de nacimiento pero franco- costaricense de adopción. Junto con su esposa Jimena, recorre el mundo de conferencia en conferencia, de exposición en exposición mostrando el cómo y porqué de su obra.
  Inmensamente atraido por el clima tropical en todas latitudes ( desde Singapur a Panamá) y franjas, decidió dedicar su vida a comprenderlo y tratarlo.
  Su formación basada en la estela de la Bauhaus no le enseñó a escuchar  al lugar a su clima ni a su entorno. Trabajó con Le Corbusier con el que compartía las ideas pero no las formas y el propio Bruno fue quien autodidacticamente se retiró a estudiar de nuevo observando la situación de la problemática y documentandose.
  Su obra es como la de un artesano, mimando, comprendiendo y escuchando un lugar tan específico como es el trópico; que no es sólo un clima, es una forma de ver la vida y de vivirla.
  Con materiales baratos y soluciones sencillas y adaptadas a las ciscunstancias ha creado toda una ruta en CostaRica y porqué no en el mundo, con obras en Europa y numerosas distinciones e invitaciones. 
   Enfrentarse a un  clima tropical se resuelve con el elemento más adaptado posible, una hamaca con una techumbre ligera. Eso intenta sentir en su obra, la ligereza y lo autóctono, el uso de la arquitectura para aprovechar los recursos del clima y proteger de los elementos agresivos, casi un artefacto que nos permite desarrollar la actividad precisa con la mínima estructura e impacto.


   La chapa de cinc ondulada le ha hecho con una imagen que hace reconocer su obra, aunque esto no le importa en absoluto y lo más interesante es la respuesta adecuada que brinda a los ocupantes de sus edificios y el reconocimiento de estos por encima de cualquier premio internacional.

  Desde su estudio en San José, Costa Rica y creando el Instituto de Arquitectura Tropical, el cual dirige, fomenta la arquitectura consciente y cercana, la buena arquitectura.
  Os adjunto el link de su pagina web y os animo a conocer su obra, una maravilla detrás de una frase tan simple enunciar como compleja de seguir: "no hay materiales malos, sino mal uso de los materiales".

   Bruno Stagno