jueves, 28 de abril de 2011

Una central eléctrica en mi ventana

La evolución técnológica está llegando a los hogares, ya se piensan a pequeña escala y dá buenos resultados. 
Una muestra de ello es esta noticia que he encontrado por internet ( un post de linkendin) y que os adjunto: 
Que nuestras ventanas del salón, del dormitorio y de la cocina, utilicen la radiación solar para alimentar la vitrocerámica, poner la lavadora o ver la televisión... ya no se trata de un extra deparado para el futuro de las pelis de Hollywood :

En el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el famoso MIT (por sus siglas en inglés) han creado un film solar transparente que no interfiere a la luz que entra por las ventanas y que recoge la energía solar.El invento podría cambiar por completo el mundo de la energía, pues todas las ventanas de los hogares podrían transformarse en "minicentrales eléctricas"

La clave de esta tecnología es una célula fotovoltáica basada en moléculas orgánicas las cuales, recogen la energía de longitud de onda infrarroja permitiendo pasar la luz visible y, por tanto, sin interceder en la luminosidad que percibimos los humanos. De este modo, instalado en las ventanas de los hogares, podría producir la energía necesaria (o parte de ella) para encender las luces de los hogares, las televisiones, los ordenadores portátiles e incluso la calefacción eléctrica... y con un coste mucho menor.
Como explica Vladimir Bulovic, profesor de ingeniería eléctrica del MIT y coautor junto a Richard Lunt del invento, "entre la mitad y dos tercios del coste de los sistemas fotovoltaicos tradicionales viene de los costes de instalación, el resto proviene de los paneles en sí". Con este sistema, "podríamos eliminar muchos de estos costes" apunta Bulovic.
Para instalarlo solo sería necesario colocar encima del cristal la lámina de material creado por los investigadores y posteriormente colocar los cables de transferencia de la energía así como un controlador del voltaje.

Rendimientos aún bajos

De momento se trata de una tecnología recién nacida, con un rendimiento del sistema de apenas el 1,7 por ciento, un porcentaje ínfimo en comparación con los rendimientos que se están logrando en la actualidad (cercanos al 13 por ciento). Sin embargo, la idea no es para nada descabellada y los investigadores piensan que dentro de poco se podrán alcanzar rendimientos cercanos al 12 por ciento, comparables con los paneles solares tradicionales.
Por último, explican desde el MIT, los beneficios para el medio ambiente ya que "El proceso de fabricación de estas  placas solares se produjo a temperatura ambiente