viernes, 5 de abril de 2013

EL HOMBRE DE LAS CAVERNAS VERSIÓN S XXI

Las cavernas o cuevas naturales, han sido los primeros lugares en los que se refugiaba el hombre.

Entre las ventajas que tenía disponer de una cueva estaban:  la protección frente a los animales, el poder almacenar herramientas y útiles, dormir más seguros, poder rendir culto con pinturas y como no, protegerse del frío del invierno y del calor del verano, que sin ellos saberlo era buscar el confort térmico.


Todos hemos estado en alguna cueva y tanto en verano como en invierno hemos podido decir: "Que bien se está aquí". Sabemos que aunque sea normalmente un lugar húmedo, al estar bajo tierra ( toda la que tenga la montaña en la que se excave) la temperatura allí es practicamente constante y ronda los 18-20ºC. La tierra forma junto con el aire el tándem de los aislamientos naturales por excelencia que nunca nos fallan.


A lo largo de la historia se han repetido modelos de arquitectura enterrada, semienterrada e incluso se han creado falsas montañas donde embutir el edificio. Por lo que este acto es uno de los primeros acondicionamientos térmicos que el hombre encontró y que hoy en día sigue vigente y eficiente.


Hoy en día con el destacado interés por conseguir un confort térmico natural y pasivo, se convierte en un recurso muy utilizado por sus buenos resultados, su ausencia de tecnología compleja y su no incremento de coste. Esta condición de "cueva" combinada con las nuevas técnicas de climaticación consiguen viviendas altamente eficientes.


Como ejemplo os quiero mostrar  la Residencia Edgeland diseñada por Bercy Chen Studio.






El sistema mecánico combina: calefacción hidrónica y refrigeración, intercambio de calor geotérmico, cambio de fase de almacenamiento de calor térmico y un techo verde para la máxima eficiencia energética. El proyecto también cuenta con una piscina inteligente que proporciona una masa térmica adicional que se vincula al sistema geotérmico. 


El proyecto crea conciencia sobre un paisaje que antes era industrial y con recursos finitos mediante la creación de un equilibrio entre la zona industrial y el entorno natural del río que residen en el lado opuesto del sitio. 


Como veis las fachadas interiores son totalmente acristaladas, habría que hacer estudios sobre el comportamiento de estos vídrios, ya que las pérdidas podrían ser importantes. De todos modos al ser interiores y estar tan recogida el resto de la vivienda no creo que plantee ningún tipo de problema. las mayores pérdidas se dan en las cubiertas y en este caso lo tienen resuelto.


Si quereis saber algo más sobre viviendas "cueva" os animo a que paseis por este link que he encontrado bicheando y que me ha enseñado mucho de las cuevas de ayer y de hoy en todo el mundo.